jueves, 7 de octubre de 2010

Antecedentes Históricos

El cuartel fue edificado en los terrenos llamados Huerta de los “Llanos” y “Huerta Perdida” o del “Cuero”, los cuales pertenecían a los Monasterios de Santa Catalina y Concepción respectivamente.
Fachada del Cuartel Santa Catalina despues de 1896.
En 1698, el Monasterio de la Concepción dio en enfitéusis por 150 años el terreno de la llamada huerta del “Cuero” o “Perdida” a Juan del Águila Angulo quien indicó la enfiteusis a favor de Francisco de Zúñiga Sotomayor. A la muerte de beneficiario, se vende y se traspasa la enfitéusis a Pedro Tramarría quien señala como beneficiaría a su esposa doña Nicolasa de la Presa. Los herederos de ésta firmaron una escritura de arrendamiento perpetuo con el coronel Don Joaquín de la Pezuela, subinspector interno y comandante general del nuevo departamento de artillería española, en representación del gobierno. De esta manera, el ya existente proyecto de construir un cuartel se cristalizó el 22 de Agosto de 1806 a disposición del entonces virrey Fernando de Abascal y Souza.
Como señalan algunos investigadores, el motivo de la creación de este cuartel fue el reforzar la seguridad de la capital ante los efectos de los ataques ingleses quienes buscaban poseer las colonias españolas por la riqueza que encerraban. Otro motivo importante lo constituía el dar una nueva organización al cuerpo de artillería nacional.  De esta manera y con todos estos adelantos, el cuartel permitió una mejor organización de la artillería y aumento de sus efectivos. Con el transcurso de los años, el cuartel no solo es ocupado por la artillería realista sino también por la infantería y la caballería pero siempre de forma alternada.
Durante la lucha de la independencia, este cuartel fue utilizado tanto por realistas como por los patriotas quienes aprovecharon sus talleres y recintos para albergarse. (GODOY, S. f.) Otros hechos remarcables del cual este cuartel ha sido testigo son básicamente motines populares, asesinatos políticos, golpes de estado y rebeliones de la tropa y suboficiales de ejercito dados a los largo de la historia. 
En 1845 se empieza a realizar la construcción de la Escuela de Aplicación de Artillería, la cual se ubicaba dentro de las instalaciones del cuartel pero con áreas definidas. Este se convertiría en el antecedente del Colegio Militar que años más tarde la reemplazaría.
En 1879 cuando se produce la fatídica guerra del Pacífico, el ejército chileno entra al Cuartel de Santa Catalina en Lima, saqueando todo el material de guerra que se poseía. (MIDDENDORF, 1973: 267)
Por Resolución Suprema N° 2 – CM del 19 de enero de 1946, el Cuartel es declarado Monumento Histórico Nacional, dependiendo del INC para su administración. Años después esta resolución fue confirmada por la R. S. N° 2900 dada el 28 de Diciembre de 1972.
A pesar  de esto, el inmueble es demolido en su parte media para dar paso a la construcción de la prolongación de la Avenida Nicolás de Piérola. Posteriormente, el sector sur fue otorgado como propiedad al Ministerio de Guerra al igual que el sector noroeste de propiedad del Ministerio de Educación.
Personal del Cuartel Santa Catalina. 1934.
Archivo de la Escuela Taller de Lima
Debemos de mencionar como antecedentes las investigaciones arqueológicas realizadas por María Mendoza en 1981 y, Rosa Franco en 1998. La primera de ellas fue realizada como parte del programa de restauración e investigación del monumento, mientras que la segunda estuvo supeditada a un proyecto de emergencia antes del establecimiento de la Escuela Taller de Lima en sus instalaciones. Es importante indicar que estas excavaciones se dedicaron a analizar básicamente las ocupaciones anteriores al del cuartel y reconstruir etapas constructivas pues la finalidad era sustentar la importancia del lugar para su restauración.
Desde los trabajos de arqueología en 1998, los terrenos pertenecientes al INC han sido ocupados por una escuela de restauración denominada Escuela Taller de Lima, la cual es subvencionada por la Asociación Española de Cooperación Internacional (AECI). Esta escuela se hace cargo de la restauración integral del monumento en mención.

Audry Pallete Espinoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada